• Programa de Acompañamiento Terapéutico para menores

    • Sesiones de Terapia Individual y familiar.

    Es la actividad central del Programa, se abordan aspectos de autonomía y desarrollo de las funciones ejecutivas desde las cinco áreas de trabajo: Conducta, Educación, Habilidades Sociales, Emocional y Familiar. La actividad finaliza involucrando a los familiares a continuar con el programa durante la semana. Son sesiones individuales de una hora de duración, semanales en horario de tarde.

    • Sesiones Terapéuticas Grupales.

    Es el trabajo específico de adquisición las habilidades sociales, control de impulsos, tolerancia a la frustración, etc… en un contexto de “pequeños grupo de iguales”, por afinidad, preparado y ejecutado por el equipo técnico, de dos horas de duración. Se incluyen en el curso, un taller en el primer y segundo trimestre y dos en el mes de julio.

    • Informes psicológicos de seguimiento

    Informe descriptivo donde se incluyen entre otras las características del paciente intervenido, los objetivos de trabajo, logros, dificultades, evolución, pronóstico de trabajo y pautas a la familia. Anualmente se hará entrega de un informe de evaluación del plan de intervención individualizado, a final de curso. (julio).

    • Campamento Terapéutico/Convivencia Terapéutica.

    A lo largo de varios días participarán, junto al equipo terapéutico, en actividades al aire libre tales como; rocódromo, tirolinas, canoas, piscinas, juegos, se realiza en el mes de julio.

  • Programa de Acompañamiento Terapéutico para adultos

    La psicoterapia en el adulto con TDAH tiene por objeto identificar y modificar las cogniciones y acciones desadaptativas, poniendo de relieve el impacto sobre la conducta y las emociones propias y ajenas para sustituirlas por otras más adecuadas. Son sesiones individuales de una hora de duración a demanda.

  • Coordinación Educativa.

    El/la técnic@ que lleve el caso en la fundación se coordinará con el/la tutor/a correspondiente para compartir y recoger información antes de tomar las medidas pertinentes que se consideren necesarias. La comunicación es muy importante, sin ella es muy difícil que se mantenga de forma consistente la supervisión del trabajo en casa o por parte de los profesionales externos que puedan dar apoyo al alumno, de acuerdo con las expectativas del centro educativo, con el objeto de mejorar el rendimiento académico y la calidad de vida del menor.

    El/la Técncio que lleva el caso en la fundación establecerá cauces de coordinación con el médico (psiquiatra/neurólogo) encargado del seguimiento y tratamiento médico. La comunicación pude ser via informes, correos electrónicos o reuniones presenciales. Es fundamental mantener una buena coordinación para asegurarnos un correcto tratamiento multidisciplinar, ajustando los síntomas y la evolución  psicológica con la farmacológica.