El diagnóstico diferencia se lleva a cabo a través de la evaluación neuropsicológica, un proceso dinámico que permite valorar la eficiencia y el grado de preservación de las diferentes funciones mentales. Puede realizarse en aquellos casos en que haya daño neurológico y en que no se observan alteraciones significativas en el sistema nervioso. Permite evaluar el desarrollo madurativo general del usuario y la obtención de un perfil en el que se puede apreciar las diferencias de rendimiento en cada una de las áreas evaluadas denominadas puntos fuertes y puntos débiles, que deben ser interpretados neurocognitivamente, cotejando que áreas del encéfalo están implicadas en cada una de las funciones mentales que hayan sido evaluadas. Los puntos débiles don las áreas del perfil que el usuario tiene menos eficiencia y los puntos fuertes aquellos en los que obtiene mejor rendimiento. El análisis de estos puntos constituye el punto de partida para establecer o facilitar el diagnóstico, el diseño de un programa de estimulación cognitiva individualizado y la búsqueda de recursos específicos.

La evaluación neuropsicológica la realizamos a partir de los dos años, dentro del paradigma del neurodesarrollo mediante historia clínica específicas, test de screening, pruebas psicométricas, escalas de desarrollo y de observación, obteniendo el perfil del neurodesarrollo del usuario por un profesional especialista en neuropsicología

La impresión diagnóstica específica se realiza a través de una evaluación neuropsicológica a partir de los 6-7 años en la que se obtiene un perfil neurocognitivo de puntos fuertes y débiles compatible con el trastorno por déficit de atención e hiperactividad de predominio inatento, hiperactivo/impulsivo o combinado. Se realiza a través de una entrevista, test de screening específicos, pruebas psicométricas y escalas de observación específicos de los procesos atencionales y ejecutivos. La impresión diagnóstica específica de permite establecer la compatibilidad con los criterios clínicos diagnósticos para el TDAH y la compatibilidad con trastornos del neurodesarrollo o psicológicos asociados, como dificultades de aprendizaje, trastorno negativista desafiante, así como el diseño de un programa de estimulación cognitiva individualizado y la búsqueda de recursos específicos, por un profesional especialista en neuropsicología.

Contamos con los test de evaluación neuropsicológica en realidad virtual  Nesploran  a la valoración de procesos atencionales, impulsividad, actividad  motora, memoria de trabajo y flexibilidad cognitiva para servir de apoyo al diagnóstico de trastornos del neurodesarrollo o disfunciones cognitivas a partir de los 6 años hasta los 16 y para la orientación a patologías y procesos transitorios de la vida adulta como ansiedad o depresión, desde los 16 a los 90 años de edad, optando además por la medición de las funciones ejecutivas y el aprendizaje propias de síndromes disejecutivos y patologías que cursan con afectaciones frontales desde los 8 a los 80 años.

Realizando el test junto a la evaluación neuropsicologica complete se obtiene un perfil más específico y elaborar un plan de intervención individualizado más específico, permitiendo generalizarse al contexto de aula académica en los usuarios de 6 a 16 años por la ecología del test.

Trabajamos con la modalidad de neuropsicología básica del desarrollo, estudiando y tratando los procesos neurales de la conducta norma y la neuropsicología clínica infantil, centrándonos en las consecuencias del daño o disfunción cerebral producidos por alguna inmadurez o alteración del sistema nervioso.

Optamos por programas individualizados de neuroestimulación en niños y adultos, mediante rehabilitación neuropsicológica, centrándonos en el entrenamiento y optimización de los procesos cognitivos, así como la autorregulación del usuario, por un profesional especialista en neuropsicología.  Se necesita un mínimo de trabajo de 3-6 meses de forma intensiva para poder valorar cambios. Son sesiones de 40 minutos.

Realizamos la administración de la evaluación neuropsicológico y/o pruebas psicométricas concretas después de respetar el tiempo estimado establecido por un profesional o condiciones de una prueba evaluativa específica. Este procede cimiento permite comparar resultados, detectar avances y retrocesos y modificar el plan te intervención individualizado.

Por demanda de un profesional del campo de la medicina o psicología administramos pruebas específicas necesarias para la evaluación de un usuario. Consultar con el departamento de neuropsicología de la fundación previamente.